lunes, 29 de agosto de 2016

Tú mi complemento, mi naranja completa.

Creo que la mayoría del tiempo nos olvidamos de nosotros mismos y que lo más importante es que  estemos bien y en balance.(así como dicen que debe ser nuestra alimentación)

Se nos olvida porque nos han enseñado que debemos nuestra vida a los demás, que siempre tiene que ser en compañía y que la meta máxima es encontrar esa media naranja que nos complementa. Lo tenemos tan, pero TAN arraigado que se nos olvida que somos naranjas completas y que no deberíamos POR NADA DEL MUNDO pretender que estamos a michas para poder encajar en otro lado. ES UNA LOCURA SIN SENTIDO, y también creo que por eso muchas relaciones terminan en el desastre:

¿Por qué tendría yo que someterme toda la vida a hacerme mitad/menos para embonar en la otra mitad falsa de la persona con la que (creo que) quiero estar?

Mientras más rápido comprendamos que somos unidades y no fracciones, mejor nos vamos a sentir, o bueno, por lo menos es lo que he estado intentando, porque sacarte un tatuaje de la cabeza y del modus operandi de mucho tiempo, no es sencillo.

Debemos trabajar en que los "chingazos" de la vida no nos dejen rotos para siempre, y debemos estar preparados con resistol en mano, porque si no nos arriesgamos tampoco vamos a vivir y aprender.

Yo soy partidaria de que las situaciones malas por las que he pasado no me deben cambiar, en el sentido que no quiero quitarme mis cosas buenas porque me han lastimado o roto el corazón, al contrario, trabajo constantemente para que mi esencia sea la misma, o como digo: "igual pero menos pendeja" hahaha

Y me pongo así de reflexiva porque muchas veces se me empieza a olvidar que debo trabajar por mi versión completa y maravillosa de mi misma en lugar de estarme lamentando porque no encuentro a mi naranja.

So, seamos mejores y completas versiones de nosotros mismos, y que si viene un compañero de viaje, será un buen aderezo para ese platillo que por si sólo sigue siendo igual de sabroso.

Abrazotes y besos a todos! muaaaa!